kindle.jpg

Kindle

Amazon, la librería virtual más importante del mundo, lanzó su primer dispositivo electrónico de lectura. Se trata de Kindle, un nuevo intento desde el mundo tecnológico de llevar al libro hacia una siguiente dimensión.

Kindle pesa tan sólo unos 300 gramos y su grosor no es mucho mayor al de un lápiz, como lo muestra la fotografía. Con su pantalla de 6 pulgadas en escala de grises genera una muy asombrosa simulación de papel, que nos permitirá hacer menos traumática nuestra transición desde el tradicional libro al dispositivo móvil.

Amazon cuenta actualmente con una tienda virtual de 90.000 títulos descargables directamente desde el Kindle en cuestión de segundos, sin intermediación alguna de PCs ni otro dispositivo. Además, cuenta con acceso a más de una docena de periódicos internacionales, los más importantes blogs de la Web y el diccionario de Wikipedia.

Varios han sido en el pasado los intentos de introducir tecnologías de estas características, sin embargo, el optimismo que despertó este sistema no se asemeja al de anteriores iniciativas y promete avanzar un importante trecho hacia una nueva manera de leer y publicar. Sin embargo, hay algo que nos retiene y a muchos, nos cuesta aún visualizar la extinción del libro tal como lo conocemos, de perder esa relación pseudo-metafísica entre el libro-objeto y el sujeto que recorre una a una sus páginas.

La tecnología transforma y actualiza todas las ramas de la ciencia y el conocimiento, introduciéndose de lleno en los más remotos rincones de la cotidianidad. Sin embargo, hay algo en nosotros que se resiste, como a las cansadas, y nos cuesta desprendernos de aquello que aún quedaba inmaculado, al margen del progreso y la tecnificación.

Veamos pues, que tan inmunes somos al avance y sus secuaces.

Vía | Gizmoteca