1_opt.jpeg

1_opt.jpeg

El mes pasado se editó el último libro de José Saramago titulado “Caín”. En ella el escritor se ocupa nuevamente de la religión y redime a su protagonista, Caín, del asesinato de Abel. Es a Dios a quien señala "como el autor intelectual al despreciar el sacrificio que Caín le había ofrecido". Como era de esperar la Iglesia Católica se ofendió por sus declaraciones.

Ciertos sectores de la iglesia católica manifestaron sentirse ofendidos ante la interpretación de la Biblia realizada por el escritor. Este declaró, además, que la Biblia es un "manual de malas costumbres sin el cual, probablemente, las personas serían mejores".

La sociedad portuguesa también se mostró descontenta con sus dichos. Por eso convocó manifestaciones públicas en rechazo. A esta se sumaron representantes de los sectores políticos y sociales de Portugal.

Después de “El evangelio según Jesucristo” José Saramago despierta, nuevamente, una gran polémica con su obra.

 

  • [filefield-filename]