1008-google-b_article.jpg

1008-google-b_article.jpg

Nuevamente seguimos otro de los capítulos que enfrentan a Google con las grandes editoriales. Anteriormente se había enfrentado a autores y editores estadounidenses y esta vez le toca el turno a los franceses.

Los editores del grupo francés La Martinière demandaron a Google por lanzar su programa de digitalización de libros (pertenecientes principalmente a bibliotecas estadounidenses). Como consecuencia de esto, un tribunal parisino ha prohibido al buscador Google reproducir digitalmente obras literarias francesas sin la autorización de los editores y ha condenado al gigante informático estadounidense a pagar 300.000 euros por daños y perjuicios más intereses.

Google niega la autoridad de este tribunal y promete apelar la sentencia, alegando que mostrar un número limitado de breves extractos de libros respeta los derechos de autor y además permite una mayor accesibilidad a las obras. Por el otro lado, la editorial considera que el programa de Google no sólo es ilegal sino que también es perjudicial para los editores.

Sin lugar a dudas, seguiremos teniendo noticias de la conflictiva relación entre el gran buscador y las editoriales del mundo. La  solución al problema no parece estar demasiado cerca.

  • [filefield-filename]