mtprin.jpg

Mark Twain ese legendario escritor que fue a un tiempo humorista, satírico, crítico social, profesor y novelista y que ha sido mayormente reconocido por sus novelas clásicas Las aventuras de Huckleberry Finn y Las aventuras de Tom Sawyer, dejó una novedad para sus lectores.

Esta novela corta que se conoce como El Forastero Misterioso, fue publicada por primera vez seis años después de la muerte del escritor por apoderado. Luego surgió la polémica pues se determinó que esta no fue la ultima obra terminada por Twain, como fue vendida al inicio esta novela, sino que es la compilación de varios textos que sí había escrito el autor; sólo que eran historias fragmentadas sobre un niño que era visitado por un extraño ser sobrenatural.

Para los aficionados a los libros de Mark Twain fue un poco decepcionante descubrir esto pero, todo el embrollo sólo confirmó la calidad de este autor, incluso cuando esta obra no estaba terminada. A su muerte dejó entre sus papeles tres manuscritos inacabados y un cuarto fragmento, cada uno representando una versión diferente de esta historia.

De todos modos yo la encontré fantástica, misteriosa con buen suspenso y ambiente algo oscuro, que la diferencia de sus otras más famosas novelas. Se trata de una aventura psíquica, llena de efectos fantasmagóricos, en el que un joven y pobre aprendiz de una imprenta es visitado por un misterioso extraño con el curioso nombre de 44. Este ser le va revelando al protagonista sus poderes de otro mundo y las posibilidades ocultas de la mente.

Otro aspecto que encontré muy interesante, aparte de la audaz descripción de Twain de Dios como una deidad maligna y maliciosa, es que la historia ilustra de manera muy clara y sencilla a la vez como veía él a la Iglesia católica. Para el autor esta era sólo una institución vacía, más llena de maldad que de bondad, opinión que tenia de todos los cristianos en general. Muchos creen que estos textos fueron escritos por la misma época en que el autor perdió a su hija, y que esto acrecentó aún más su antagonismo con Dios.

Altamente recomendable, sobre todo para lectores tolerantes a quienes no afectan los ataques a la religión. Esta historia inquietante, pero sobre todo la escalofriante conclusión, es una historia que vale la pena leer.