marioprin.jpg

Travesuras de la Niña Mala trata de una historia de amor. Pero al ser escrita por Mario Vargas Llosa este hecha mano de sus no pocos recursos para escribir la historia aderezada con las ideas políticas de los personajes quienes aparecen en medio de diversas circunstancias.

El amor obsesivo y sin sentido del protagonista por la “niña mala” incomoda y molesta a veces, debo decir. Pero este el merito del autor que sabe como incomodar y como hacer que te preguntes como diablos puede alguien ser tan masoquista. La respuesta esta en los intringulis de la historia y además una vez más confirmé que el Novel peruano no es un autor complaciente, no tiene porque serlo pues nunca lo ha sido.

Sólo alguien enamorado como Ricardo puede hacer las cosas que este hace por esta mujer ligera, especie de groupie comunista a ratos a quien conoció como una mentirosa y que es básicamente en toda la historia como una vampira emocional.

Me gustó mucho el fin que le ha dado el autor a este personaje, también el ritmo y los saltos de escenarios y de épocas, es toda una jornada en la que acompañamos a Ricardo con indignación a veces, a veces con el corazón arrugado. Esta historia es un recordatorio de que a veces el amor que debía ser dulce, resulta ser amargo.

En el verano de 1950, un niño peruano de 15 años de edad, Ricardo Somocurcio, conoce a Lily quien dice ser chilena pero no lo es, y tampoco se llama Lily pero el se enamora de sus ojos “color miel oscura”. A partir de ahí comienzan las penurias de Ricardo quien se la encuentra 10 años después en París usando otro nombre.

Los próximos 40 años Ricardo conocerá todas las caras de esta mujer que de ser la camarada Arlette pasa a ser Mrs. Richardson, esposa de un diplomático inglés, luego la encuentra en Tokio convertida en Kuriko, la amante de un gangster japonés, hasta que en la etapa final del libro se encuentra con Otilia al parecer su verdadero nombre.

Esta novela no es perfecta como otras (La fiesta del Chivo) que he leído de Mario Vargas Llosa. Me hizo gracia descubrir un pequeño faux pax o redundancia que si hubiera investigado un poco el premio novel, no habría cometido.

Tal vez no lo sabe pero los conocedores de la música de Rolling Stones y de la música de los 70's encontramos chocante este desliz: "La música reemplazó a los libros y las ideas como centro de atracción para los jóvenes, sobre todo con los Beatles, también con Cliff Richard, los Shadows, los Rolling Stones con Mick Jagger, otras bandas y cantantes en Inglés, los hippies y la revolución psicodélica de los hijos de las flores". Lo dicho, al mejor cazador a veces, se le va la liebre.