katwebbprin.jpg

Nunca Visto de Katherine Webb es una historia que mezcla ocultismo, un asesinato que resolver y algo de romance. El tipo de lectura ligera que entretiene sin muchas complicaciones, y que transcurre en dos lineas del tiempo: una en 1911 y otra en en 2010. La trama se desencadena cuando es descubierto el cuerpo de un soldado de la Primera Guerra Mundial que llevaba dos cartas encima que son la clave y el gancho de esta historia.

La trama esta escrita de una manera muy convincente, con muchos giros sorprendentes. Katherine Webb logra crear personajes muy creíbles y hace una fotografía muy fiel del pueblo de Berkshire en la Inglaterra rural de 1911. Un vicario reprimido y aficionado al ocultismo, su esposa ingenua, un oportunista guapo y una sufragista muy adelantada a su época logran momentos interactivos creando momentos muy entretenidos. Esto sin mencionar la historia de amor y la critica implícita a la falta de derechos de la mujeres de esa época.

Es también una historia sobre las relaciones y las barreras entre las clases y los sexos en el tiempo antes de que estos comenzaran a derrumbarse. Su prosa descriptiva es brillante, se puede sentir el clima húmedo y caliente y ver la niebla de la campiña inglesa, sus oscuras tabernas y la sensación de misterio y miedo es palpable. Sobre todo en los momentos en los que se desvela el pasado de Kat la sufragista y protagonista de esta historia.

La novela suma una serie de dicotomías: libertad y opresión, lealtad y traición, ignominia y honor, ignorancia e iluminación, integridad y engaño y finalmente amor y odio. El resultado es una historia muy convincente, y aunque la trama narrativa puede ser a veces algo predecible este novela logra ser una lectura verdaderamente entretenida y cautivadora.