3erreichprin.jpg

Cuando vi el libro El Tercer Reich de Roberto Bolaño lo puse al tope de la lista de libros para leer. Bolaño siempre es mi favorito y siempre leo primero cualquier cosa que haya escrito el chileno. Cuando uno ve el titulo del libro se imagina escenarios ambientados en el nazismo, la guerra, la represión. Pero luego de iniciar la lectura uno se encuentra con algo muy diferente.

A la cita de Goethe "Y hasta que haya poseído muerte y el renacimiento, no son más que un invitado hosco en la tierra sombría " le encontramos sentido al final de la historia. Es sobre un joven alemán Udo Berger, de unos 25 años que es invitado a pasar unas vacaciones a un hotel de playa en la la Costa Brava de España. En este hotel él solía pasar sus vacaciones cuando era pequeño con sus padres. En las vacaciones lo acompaña su novia y otra pareja alemana.

Todo va bien hasta que Udo comienza a notar a su alrededor indicios de lo que uno podría llamar violencia pasiva: el extraño hombre quemado que alquila botes en la playa, el alto consumo de alcohol de él y de sus amigos que le esta generando al menos a el mismo una paranoia que crece a medida que se acaba el verano. Luego una muerte inesperada que lo toca directamente hace que se quede en el hotel hasta después de terminado el verano.

Después encontramos a Udo en medio de lo que se podría describir como una venida abajo de su temperamento y de sus nervios, Udo comienza a ver cosas que antes no veía . Este libro entonces de convierte entonces en un viaje por los recovecos mentales de este hombre alemán que todo lo ve como si fuera un juego de estrategias militares o de guerra, una especie de ajedrez que a él le gusta jugar para poner a prueba lo que El Tercer Reich le ha enseñado.

El libro no tiene ni un solo rastro de ideología nazi o del Holocausto por ejemplo, lo cual es inesperado pues uno suele pensar en la juventud alemana de esos tiempos con el Tercer Reich encima de sus cabezas y rigiendo sus vidas en todos los aspectos. Sin embargo en la imaginación del lector están las piezas que hacen falta para ubicarnos en esa época. Además Bolaño sabe añadir el toque de intriga y angustia para un personaje como Udo, que esta a punto de perder la cabeza.

Las comparaciones son odiosas pero tal vez sea por que todo ocurre en un hotel solitario, o porque Udo comienza este juego de estrategia militar en su cabeza y comienza a volverse loco que el argumento me recordó a El Resplandor de Stephen King, pero, leyendo veo que la atmósfera y el tono de ambas historias son muy diferentes, Bolaño es mucho más minucioso y profundo al describir el estado mental de Udo. Aunque te puede parecer una lectura pesada no lo es, lo recomiendo.