barley-1.jpg

Desde siempre, los antropólogos han sido una puerta de entrada a los maravillosos mundos de pensamiento y acción de diferentes culturas. Durante mi paso por la universidad, tuve ocasión de estudiar en dos ocasiones diferentes cursos de Antropología, y me encontré con grandes relatores y otros mucho más técnicos y difíciles de alcanzar, pero no es el caso de Nigel Barley.

No es un deporte de riesgo

La última publicación de Nigel Barley que llega en español a través de la editorial Anagrama es 'No es un deporte de riesgo' después de haber acercado al antropólogo británico con El antropólogo inocente, Una plaga de orugas y Bailando sobre la tumba.

Está nueva edición está a mitad de camino entre los relatos de viajes, donde encontramos diferentes anécdotas de un periplo que puede a simple vista parecer una viaje en mochilero entre las tribus de Camerún, y el estudio etnográfico que ha convertido a Barley en uno de los referentes de la antropología británica.

Barley logra una narrativa propia, distanciándose de la figura clásica del antropólogo soberbio pero sin perder la vista de las diferencias culturales que tanto interesan al estudioso de las costumbres, las actitudes y los modos de vida.

Una propuesta a la inversa

A diferencia de otros relatos etnográficos, donde el antropólogo viaja a los espacios de las tribus y allí aprende sus costumbres, en la parte final de No es un deporte de riesgo encontramos uno de los rasgos más cálidos de toda la investigación.

Los artesanos toraja se quedan a vivir un tiempo en la casa de Barley, en Londres, y allí el etnógrafo puede ver como se intentan adaptar, como es la mirada del otro y como los toraja deben hacer el camino inverso de Barley para intentar entender las costumbres y conductas de los europeos.

Una narrativa muy amena que permite inclusive a los que no conocen de antropología volcarse hacia las características principales del trabajo de Barley. No es un Deporte de Riesgo es un trabajo de investigación, pero también es una historia sobre dos culturas que se encuentran, y gracias a una gran habilidad se puede traducir en un relato fresco, dinámico e inolvidable.