el-lector-2.jpg

En nuestra sección de clásicos contemporáneos hoy leemos El Lector, de Bernhard Schlink. Una obra de 1995 cuyo título original en alemán es Der Vorleser. Su traducción literal sería más bien 'el que lee en voz alta' y es una novela escrita por el juez alemán, y profesor de leyes, Bernhard Schlink. Fue adaptada al cine en 2008 y protagonizada por Ralph Fiennes y Kate Winslet.

La trama gira en torno a el Holocausto y la forma en que deben ser juzgadas las personas responsables, planteando un dilema moral continuo. Pero también realiza una suerte de análisis de la situación generacional durante la posguerra, apoyado siempre en la relación del personaje principal, que es un adolescente, y su padre.

Un drama en tres partes

El lector está dividido en tres partes, todas contadas por el personaje principal: Michael Berg. Las tres divisiones de la historia suceden en Alemania y están narradas en pasado.

La primera etapa de la novela sucede en 1958. Michael es un joven estudiante de 15 que por casualidad termina teniendo una relación, principalmente de tipo sexual, con una mujer llamada Hanna Schmitz que le lleva 21 años.

Como ritual, después de hacer el amor ella le pide a Michael que le lea en voz alta distintas obras de literatura.

Pasan los años, la relación de Michael y Hanna se vuelve distante hasta que después de un tiempo ella desaparece sin dejar rastro. 1965, como estudiante de leyes Michael asiste a un juicio contra criminales de guerra en la época del Holocausto. Se trata de un trabajo práctico al que asiste con sus compañeros y para su sorpresa, Hanna está entre las guardias de la SS acusadas de haber dejado morir a más de 300 mujeres judías en un incendio.

Aquí ya comienzan sus problemas, ya que por un lado sigue atraído por Hannah y por otro odio la idea de estar enamorado de una criminal, Sin embargo, Hannah es una mujer de gran coraje. Acepta como total la responsabilidad del hecho aunque hay pruebas que demuestran que en realidad no podía supervisar a todas las mujeres.

Desenlace y tragedia

El analfabetismo de Hanna y su futuro después del juicio son algunos de los elementos más intensos de una historia de amor enmarcada en la tragedia. El lector es una novela que puede parecer como una simplificación de los horrores del Holocausto, pero en realidad es más bien un punto de partida para narrar su historia, y no debe tomarse como un intento de falsificar uno de los momentos más trágicos de la historia moderna judía.

¿Leíste algún otro libro que tocará temas del Holocausto, como QBVIII? ¿Que novelas de trasfondo histórico te gustaría ver reseñadas?

  •